Home
June 3, 2011

Director Ejecutivo de El Heraldo

CARLOS MAURICIO FLORES.

Un diario líder, con credibilidad y de referencia nacional, solo se puede lograr con un director que vive y sueña con la libertad de expresión. Amenazas a su vida personal, siniestros en las instalaciones físicas del periódico  e intentos  millonarios de soborno quizás ahuyentarían a otros hombres, pero no a Carlos Mauricio Flores.

Cursó sus estudios primarios y secundarios en el sur de Honduras, en el cálido puerto de San Lorenzo, Valle.  Para orgullo de su madre, no solo recibió un diploma de honor al mérito sino que además fue reconocido como uno de los estudiantes más destacados del municipio. Aquella señora sencilla, pero inteligente, supo que su hijo tenía un potencial por el cual valía la pena sacrificarse y migrar a la ciudad.

Es así que Carlos Mauricio Flores llegó a Tegucigalpa, donde obtuvo,  primero el título de maestro de educación primaria  en la Escuela Normal Mixta Pedro Nufio y luego, su Licenciatura en periodismo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, UNAH. Posteriormente cursó un diplomado de Periodismo en Español de la Universidad Internacional de la Florida.

Quién diría que aquellos duros días de su juventud, cuando vivía en uno de los cinturones de pobreza de Tegucigalpa, sentarían las bases para su carácter intachable e incorruptible, que le ha merecido el respeto y la admiración no solo de sus colegas del diario, sino que también del periodismo internacional.

Antes de graduarse ya militaba en las filas de redacción del Diario Tiempo, donde fue destituido por presiones políticas. Su reputación de integridad le precedió en Canal 63, donde laboró junto al periodista, Renato Álvarez.   El 1 de septiembre de 1998  ingresó a Grupo OPSA como director de una sección de noticias de El Heraldo. Entonces no imaginaba el reto que llegaría tiempo después, cuando sería nombrado director del defensor del  pueblo y de la democracia.

Desde una ágil y moderna sala de redacción,  Flores define agendas y hace denuncias con el único propósito de edificar una mejor Honduras para sus hijos. Una de las funciones que más disfruta, sin duda alguna,  es provocar reacciones de todo tipo, desde producir indignación por la apatía y la corrupción  hasta entristecer a las audiencias con la dura realidad de sus compatriotas.

A través de un innovador periodismo investigativo, Carlos Mauricio Flores y su equipo de comprometidos periodistas velan vigilantemente por la institucionalidad del país.

Deja tu comentario